cerebro

cerebro

¡AL AGUA PATO!

Por: Ester Álvarez Guillén
Imagen de Ester Álvarez G.

Hace ya algunos años que el simpático patito "I Rub my Duckie" inició la revolución de los masajeadores acuáticos.

Pertenece a la marca norteamericana Big Teaze Toys, cuyo lema es "Toys that Play with You" (juguetes que juegan contigo). Ciertamente las personas adultas no debemos perder nunca la capacidad de jugar. Al parecer, Tony Levine, su creador, estaba pensando en eso mismo cuando lo inventó en 1999. 

Desde su aparición, se ha ampliado bastante la gama de patitos, caracterizados con diferentes colores (amarillo, lila, negro, rosa, blanco...), y con diversos detalles y complementos. Podemos elegir entre el pato Clásico amarillo, el Bondage, la elegante versión París (con una boa de plumas en el cuello), el Red Devil (con cuernitos de demonio, capa y rabo rojos), el pirata, el gato.  

Yo que soy una gran amante de los felinos, no pude resistirme al ver la versión gatuna del patito en MiOrgasmo 

Como podéis ver en la imagen, además de un gorrito peludo con orejas y bigotes, incluye en su pico una joya de cristal de swarovski que lo hace aún más bonito.

Características:

Este pato es un poco más pequeño (7,6 x 5 x 7,6) que el original, ya que se trata de la versión de viaje. En su versión clásica, en cambio, mide 12,7 x 8,9 x 12,7. 


Imagen de Ester Álvarez G.
Por otro lado, la versión clásica se activa simplemente presionando la parte superior del patito, lo que pienso que debe ser más cómodo, pues la de viaje tienes que girar un botoncito que hay debajo del juguete.

Funciona con una pila LR03/AAA (la del mando a distancia) y eso es lo que menos me gusta. Lo ideal sería que los hubieran modernizado haciéndolos recargables y así poder olvidarnos de las pilas. Además, la versión mayor precisa dos pilas.

Otra diferencia entre el clásico y el de viaje es que el primero tiene tres velocidades, mientras el pequeño sólo una.

Su colita de punta está hecha para estimular la zona de la vulva, el clítoris y la entrada de la vagina. 

Una cosa que he visto que se menciona mucho junto a las características de este juguete erótico, trata al respecto de lo silencioso que es. Sin embargo, a mí muy silencioso no me parece precisamente.

Experiencia:

No puedo decir que mi relación con este patito haya comenzado con un camino de rosas. Quizá he tenido mala suerte o tal vez la marca ha descuidado la calidad del producto. Pero la realidad es que tuve bastantes problemas con el juguete, hasta tal punto que tras enviarme un segundo pato, MiOrgasmo ha decidido descatalogar el producto. En todo caso, la tienda erótica no tuvo culpa de nada y fueron muy rápidos y atentos en todo, así que aunque el patito ya no lo venden podéis encontrar en su web una amplia gama de productos.

En cuanto a las dificultades que tuve, principalmente giraban en torno al sistema de cierre, pues la tapita no giraba del todo, y costaba mucho abrirla y cerrarla. Tampoco parecía que quedara bien sellado y diera seguridad para sumergirlo en el agua. 

Además, la pila del primer pato sólo funcionó poniéndola en la posición contraria a cómo explica en las instrucciones, pero después dejó de funcionar misteriosamente y no ha vuelto a querer vibrar. En cambio, el segundo pato no tuvo ese problema, pero la pila ha quedado tan encajada que me temo va a ser difícil sacarla.

Sobre la vibración tengo que decir que es bastante potente, pero se echa en falta poder regularla en esta versión de viaje.



Sin duda lo más atractivo del pato es su estética como juguete erótico, ya que no lo parece en absoluto y con él puedes decorar cualquier rincón. 

También es verdad que no es el vibrador más sofisticado o el más placentero. Si lo que quieres es un juguete erótico para uso cotidiano no es el más indicado.

Lo que sí tengo claro es que a pesar de no convencerme del todo en cuestión de calidad, como juguete erótico me sigue pareciendo muy simpático. Así que ¡cuak! ¡cuak! ¡al agua pato!

7 comentarios:

  1. Siento que no haya sido de tu agrado, pero a mi me hacen mucha gracia, y dejarlos mover en un buen baño de espuma es algo muy sugerente.
    Gracias por compartir!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Camila, por pasarte y por tu comentario. La verdad es que a mí también me hacen mucha gracia, eso no lo niego, son una monada! Pero al menos la versión de viaje a mí concretamente me ha resultado de poca calidad y me ha dado muchos problemas :(

      Eliminar
  2. Estos patitos siempre me han hecho mucha gracia, siempre me han parecido una cucada, pero creo que a nivel práctico, a nivel funcional hay productos mucho mejores a la hora de generar placer.
    De todas formas, siento que tuvieras una mala experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mary, por pasarte por aquí y por tu comentario. Creo que eso es más o menos lo que concluyo, es cierto que son muy monos y como capricho o para darte un baño divertido están bien pero creo que hay juguetes con bastante más calidad. Besitos!

      Eliminar
  3. Siento la mala experiencia. Lo cierto es que visualmente es muy atractivo, pero supongo que lo compraría más por el efecto decorativo o la gracia de un pato (típico animal de baño infantil hecho adulto) que vibra. A nivel práctico busco más funcionalidad, pero es una cucada, ¿o cua-cuada?
    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Es una pena que lo hayan descatalogado. Espero que vuelva a la venta cuando mejoren la calidad del producto y poder conseguir uno! es tan mono...

    ResponderEliminar