cerebro

cerebro

JUEGOS BDSM: SEGUROS, SENSATOS Y CONSENSUADOS

Por: Ester Álvarez Guillén
Imagen de Ester Álvarez G.


Aquel día me puse una máscara y lo esperé completamente desnuda en el dormitorio, bajo la tenue luz de unas velas... 

Habíamos hablado de ello alguna vez y nos parecía que podía ser un juego muy divertido. Habíamos leído sobre ello, sabíamos que existían ciertas normas e incluso nos animamos a comprar algunos elementos de BDSM. Sólo faltaba decidir el momento en que lo probaríamos todo y pensé que mejor le daría una sorpresa. 

Cuando llegó se encontró, junto a unas esposas, una nota que le había escrito donde le indicaba que las cogiera y entrara en el cuarto donde le esperaba ansiosa. 

Al entrar, me miró sorprendido por unos instantes, e inmediatamente puso aquella sonrisa picarona. Se acercó despacio y me susurró al oído "¿quieres jugar?", mientras me mostraba las esposas. Entonces supe que deseaba ponérmelas tanto como yo. Asentí y así lo hizo. 

Después comenzó a jugar conmigo. Cogió una pequeña y delicada fusta, que yo había dejado a conciencia junto a la cama, y tras colocarme a cuatro patas me dio unos suaves azotes en el trasero. Aquello me puso a tono... 

Inmediatamente colocó su miembro erecto en mi boca, me hizo lamerlo. La excitación aumentaba por momentos.

En ese punto comenzó a follarme. La metió despacito y empezó a darme embestidas a un ritmo cada vez más potente. Sabía que con aquella máscara le gustaba imaginarse que estaba con una extraña, y no me importaba, al contrario, eso me hacía sentirme como si yo fuera la amante, la otra... aquella a la que se follaba a escondidas.

Terminamos y me liberó de las esposas, nos fundimos en un beso y abrazados me preguntó si me había gustado la experiencia... Sin duda volveríamos a repetirlo, pero la próxima vez sería yo quien le colocaría las esposas. 
  
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Últimamente con el estreno de la segunda película de "50 sombras de Grey" se ha hablado mucho sobre juegos con esposas, máscaras y otros elementos del BDSM. Sin embargo, aún hay mucha gente que desconoce en qué consisten estas prácticas.

Me ha llamado la atención leer alguna noticia que destacaba cómo el estreno de esta película había sido relacionado por médicos y bomberos con un aumento del uso de los servicios de emergencias debido a que personas que, queriendo experimentar cosas nuevas en el terreno sexual y tratando de imitar escenas de la película, se habían metido en algún que otro problema. 

Al parecer, la imagen que se da en este tipo de películas puede llevar a confusión sobre el BDSM, así como a juegos eróticos peligrosos.

Es por ello que quiero aprovechar que MiOrgasmo me ha enviado unas elegantes esposas de plumas y una preciosa máscara de "Bijoux Indiscrets" (podéis ver ambas en la imagen), para hablaros de juegos sexuales BDSM.

En primer lugar, vamos a ver qué significa este conjunto de letras: BDSM. Así, la "B" viene de Bondage y tiene que ver con atar a una persona de diferentes formas; "D" de Disciplina y Dominación; "S" de Sumisión y Sadismo; y "M" de Masoquismo. Por tanto el BDSM, se refiere a un conjunto de prácticas sexuales que quedan englobadas dentro de esos conceptos.

En general son juegos eróticos que giran en torno al control y al dolor: quién tiene el poder (consensuado) en la relación sexual y cómo el dolor (controlado) provoca placer sexual. Ambos conceptos nos resultan atractivos en el sexo por motivos psicológicos y químicos: por un lado, el juego de roles de poder, ejerce un efecto psicológico tanto en la persona que domina como en la que se somete; por otro lado, la línea que separa el placer y el dolor es muy fina puesto que ambos provocan la descarga de sustancias químicas a nivel cerebral.   
Este tipo de prácticas sexuales solían estar mal vistas, por lo que han permanecido ocultas durante muchos años. Sólo recientemente comienza a hablarse más de ellas y a romperse el tabú.

Sin embargo, se trata de juegos sexuales que al nivel de la fantasía resultan muy sugerentes para cualquier persona y llevados a la práctica, de manera "light", pueden suponer un gran aliciente en la pareja.

Nunca debemos olvidar que, ante todo, las prácticas BDSM deben llevarse a cabo de manera segura, sensata y consensuada. 

Para el tema del consenso, lo principal es que sea algo que decidan de mutuo acuerdo las personas que participen y que siempre exista alguna palabra o señal que pueda usarse cuando alguno quiera parar el juego. 

En cuanto a la sensatez y la seguridad, hay que informarse primero y usar siempre juguetes eróticos apropiados. Por ejemplo, si queremos jugar a atarnos, hacerlo usando unas esposas o ataduras indicadas para ello y no cualquier cosa que nos pueda hacer daño o no podamos soltarnos después. 

Si queremos introducir alguno de estos juegos en la pareja, para darle un toque diferente a las relaciones sexuales, existe una gran variedad de fustas, látigos, esposas, cintas para atar, máscaras, etc. que se pueden comprar en una tienda erótica y así poder disfrutar con seguridad. 

¿Te atreves a probarlo?

4 comentarios:

  1. Hola doctora. Que interesante y este es uno de los temas que pense nunca llamarian la atencion. Sin embargo, a medida que descubri mi feminidad y la fui aceptando (a pesar de que como he mencionado en el post anterior, sigo siendo virgen) me di cuenta de mi sumision y de lo mucho que me encatraia probar estar con una mujer dominante. Asi que si, despues de leer mas, ahora contigo, me gustaria intentarlo si algun dia se da la oportunidad.

    Gael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gael, por tu visita al blog y por tu comentario. Me alegra que te haya resultado interesante. Saludos!

      Eliminar
  2. El mundo de la juguetería erótica está llena de juguetes con los que poder iniciarse en el BDSM de forma segura. Hay kit que van desde lo más light hasta tiendas especializadas en complementos ideados para estas prácticas.
    Solo es cuestión de querer animarse y probar.
    Besicos.

    ResponderEliminar